Primera Jornada: Reflexión sobre las víctimas de violencia de género, por Adela García Barreiro

14 03 2011

La Sra. Directora inaugurando las Jornadas.

 

 

Loles, en un momento de su actuación

Profesorado del Centro y de otros centros de la localidad, madres y padres, corporación municipal y alumnado.

 Poco después de las 19:30 de la tarde, con una tarde desertora de buen tiempo y un público asistente reducido pero muy interesado,  se inauguraron las Iª Jornadas de Coeducación y Convivencia. La Directora agradeció en nombre del Centro la participación y respaldo a las mismas del Centro de Profesorado Bollullos Valverde, cuya vicedirectora, Dª Paqui Rodríguez,  acompañaba a la ponente. Además de  al Gabinete de Igualdad de la Delegación de Huelva, al AMPA del IES y al profesorado de nuestro Centro y del resto de  centros de la localidad, así como  a los miembros de la Corporación Municipal que acudieron. 

Tras las palabras de Dª Gracia  Guerra, Loles, la mamácuentacuentos,  actuó escenificando la historia de “Clementina”. El relato de esta tortuga sin caparazón consiguió emocionarnos a todos, y transmitirnos un mensaje esperanzador: se puede iniciar una nueva vida después del maltrato. El vídeo de Bebe (“ELLA”) acompañó la entrada en escena de la mamácuentacuentos, y las palabras cantadas al final “Hoy vas a comprender que hay un mundo nuevo para ti, que nadie puede hacerte daño”  constituyeron  un hermoso broche de oro a su actuación.

La ponencia de Dª Adela García Barreiro, Fiscal Delegada de la Sección de Violencia sobre la Mujer en la Fiscalía de Huelva, trató sobre la situación de las víctimas. En primer lugar, abordó las causas del maltrato, desde la atávica  situación de predominio del hombre sobre la mujer hasta  la  Ley de obediencia al marido (vigente hasta 1975). Nos hizo una confesión inicial sobrecogedora: cualquiera de nosotros puede ser víctima de violencia de género o tener muy cercano el caso de un familiar, amiga o compañera. Nos ayudó a comprender la situación de las víctimas, a las que la sociedad culpabiliza de no denunciar a sus agresores. El maltrato doméstico, hasta solo hace seis  años no sujeto a punibilidad,  es un largo proceso de anulación de una persona sobre otra. Las señales del maltrato son al principio tenues, apenas perceptibles como recriminaciones de “enamorado”:  una queja sobre la actitud del  grupo de amigas, reprobación del comportamiento de los padres o hermanos, minutos en tardar del trabajo a casa, toques al móvil para seguir sus pasos, inspecciones sobre la forma de vestir… El maltratador va aislando los vasos comunicantes de su víctima con el mundo exterior, y cuando esta ya no tiene lazos con la realidad, en la impunidad del ámbito doméstico sin testigos,  humilla, veja, escupe, arroja la comida, viola o golpea.  El maltrato psíquico es más cruel que el físico, porque se pega a quien se atreve a rebelarse contra ese orden; mientras que en el maltrato psíquico, la mujer es literalmente (en palabras de una víctima), un “felpudo”.

Una mujer maltratada es una mujer enferma y el maltratador, en la gran mayoría de los casos, un sujeto contra el que apenas sí se puede actuar penalmente: ya sea  por suicidarse después de asesinar a su víctima o por calcular fríamente el tiempo que permanecerá en el cárcel después de serle reducida la condena  por buen comportamiento.

Con una estadística macabra  in crecendo (71 mujeres asesinadas en 2010) y cada vez más juicios rápidos protagonizados por adolescentes y jóvenes de corta edad, el horizonte de expectativas contra la erradicación de esta lacra social es aciago.

Adela terminó concluyendo que la violencia sobre las mujeres es un problema de toda la sociedad, del que no veremos el fin a corto plazo;  pero sobre el que tenemos que seguir inoculando el antídoto educativo.

Gracias, Adela, por enseñarnos a comprender la incomprensible realidad del maltrato. Una ponencia hiriente y reveladora.

About these ads

Acciones

Información

Un comentario

21 03 2011
Loles

Quisiera felicitar a Valle por la magnifica descripción de la ponencia realizada por Doña Adela y a esta por hacernos ver que el proceso que sigue una mujer maltratada es largo y doloroso aunque incomprendido por la sociedad. Gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.